jueves, 19 de marzo de 2015

Estancados en primaria, por @EddyTimaure

Eddy Timaure
Secretario General de BR-Falcón
Ciertamente hay muchas personas que, por diversas razones, se quedaron estancados en ese nivel de la educación al que se le ha llamado de diversas maneras según el antojo de las autoridades educativas, pero ya con 17 años de estudio, la oposición venezolana debería estar culminando la universidad, aun con paros de por medio, e iniciando estudios de postgrado para hacer más efectiva la lucha contra del régimen.

Sin embargo, parece que aun estamos estancados en primaria, por cuanto ni siquiera estudiando en las misiones se podría actuar con tal grado de desatino, ¿o es que acaso algunos estudian en las misiones? A esta altura de la vida, las primarias, en honor a la verdad, han debido ser innecesarias, por cuanto la madurez política que, también, ha debido forjarse pudo haber producido un gran acuerdo nacional para presentar una fórmula de consenso que, como expresión clara de la democracia que se dice enarbolar, ofreciera una visión del país que la gran mayoría de los venezolanos esperan; unido y respetuoso de las diferencias políticas y en franco avance hacia el progreso. 

Pero, como quiera que el interés nacional parece ser una materia pendiente para muchos actores políticos de oposición, más allá de la retorica, la convocatoria a primarias para dirimir las diferencias propias de la diversidad política que caracteriza a las fuerzas opositoras (y también el interés por sostener cuotas de poder), cobró fuerza y se hizo necesaria. Ya acordada su realización, supuse que, en consonancia con los prolongados años de estudio frente al régimen, ellas se convertirían en herramienta para unificar a las fuerzas que adversan al régimen, más allá de la MUD, desde quienes resisten con lucha permanente en la calle, hasta quienes sólo murmuran y suelen desesperanzarse, pasando por quienes creen exclusivamente en elecciones y quienes, por otra parte, anhelan un golpe de suerte, combinando diversas formas de lucha en una coyuntura en la que el cambio de régimen político es más que una necesidad una urgencia. 

Caí por inocente, otra vez, pues lo que hay es la búsqueda incesante por acumular cuotas de poder que, frente a la caída del régimen, les permitan disponer de las bondades que este concede para beneficiar a sus seguidores, aunque le sea chocante. Basta ver que ni siquiera de un carguito de asistente o asesor de algún legislador, o chofer, se han podido desprender los opositores favorecidos con el voto popular para otorgárselo a alguien ajeno a su partido de militancia, menos aun ha sido posible que cosas realmente transcendentes, como un programa de unidad o reconstrucción nacional, como un plan de luchas, pueda acordarse, por lo que aun cuando quienes resulten ganadores puedan tener opción de ser electos como parlamentarios, ello en modo alguno significará un cambio en el poder. 

Los triunfadores de este evento interno de la MUD, no de la oposición venezolana en su conjunto, seguramente serán las maquinarias financieras que, al mejor estilo del PSUV, aplastaran a quienes, seducidos por el desespero del pueblo frente al desmadre producido por la dictadura y creyentes de la unidad, ofrecen sus nombres en esta contienda desde expresiones políticas minoritarias o desde partidos de cuadros. 

Cuando la lucha por alcanzar cuotas de poder es lo que prevalece, no solo se producen acuerdos o reglamentos que buscan privilegiar a las maquinarias o cúpulas y no estimular la verdadera unidad opositora, como ocurrió otra vez en esta ocasión, sino que se revelan las carencias o debilidades ideológicas que pueden servir para que la dictadura seduzca con sus encantos a muchos. El cálculo electoral sigue siendo más importante que el enfrentamiento a un régimen que, aunque golpeado en todos los flancos, no está derrotado y avanza de manera firme hacia mayores niveles de represión y autoritarismo.

A pesar de lo descrito, no todo está perdido, y en el pueblo anida una enorme disposición al cambio, al cambio democrático inmediato, por lo que la unidad con quienes participan o no en las primarias, con quienes están o no en la MUD, con quienes luchan a diario en la calle, especialmente, sigue siendo necesaria y urgente para reconstruir al país. Salgamos ya de primaria. 

Eddy Timaure
@EddyTimaure
Secretario General de Bandera Roja
Estado Falcón


miércoles, 18 de marzo de 2015

Denuncia el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez: El gobierno manipula a niños y niñas de prescolar

Los educadores que conformamos el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, denunciamos de manera responsable ante el magisterio y ante el país la vil manipulación del Ministerio del Poder Popular para la Educación en los planteles de Preescolar y Primaria que se encuentran en el Estado Yaracuy. 




Presentamos a continuación fotos de los niños y niñas del Preescolar del Municipio Manuel Monge del Estado Yaracuy. En las mismas queda clara la manipulación política del gobierno nacional, que es capaz de utilizar a niños y niñas de 3 a 5 años de edad para rechazar con sus huellas digitales la supuesta "amenaza del presidente de Estados Unidos a Venezuela". 


Convocamos a mantener la ética y conciencia a todos los educadores que se encuentran en todo nuestro territorio para no prestarse a estas prácticas que deforman nuestro papel como educadores y ‎el sentido de la pedagogía y enseñanza. 

No somos educadores para ser manipulados y menos para manipular. 



No somos educadores para impulsar en las aulas de clase la falsificación de la realidad y de nuestra historia. Construyamos conciencia para la vida, para la felicidad no para defender a ningún régimen político nacional y a ningún imperialismo, sea chino, ruso o norteamericano. 





¡BASTA YA DE MANIPULACIÓN CON NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS!





Educadores activos y jubilados del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

PARO ACTIVO: Por aumento de salarios, seguridad social y respeto a la carrera docente


El Movimiento de Educadores Simón Rodríguez una vez más denuncia que los maestros estamos cansados de tantos atropellos por parte del gobierno nacional. En primer lugar porque cada vez que devalúa la moneda nos roba el salario, lo deteriora aún más. La inflación galopante pulveriza cada día nuestros ingresos, que no alcanzan para cubrir la canasta alimentaria, (que ha aumentado un 122% en un año, ubicándose en Bs. 19.958) y mucho menos la canasta basica familiar, que llega a Bs 32.000. Asimismo, el gobierno con su ineficacia y corrupción deteriora nuestro sistema de salud incumpliendo un conjunto cláusulas de la VII Contratación Colectiva. Del mismo modo vemos como el ámbito académico viola descarada y reiteradamente el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente instrumentando un conjunto de resoluciones que en nada han contribuido con mejorar la calidad educativa. No contento con esto, el gobierno convierte al IPASME (institución mantenida con los descuentos salariales que le hacen a los maestros) en un gran elefante rojo, sin prestar servicios de ningún tipo. Y para el colmo relegan sus funciones al IVSS. Esto es una clara muestra de la ineptitud y la corrupcion de un gobierno seudorevolucionario.

Por estas razones y un sin fin de arbitrariedades más, hacemos un llamado a todos los maestros para que nos sumemos a la JORNADA NACIONAL DE PROTESTA del día 18 de marzo, denominada paro activo, que consiste en estar en la escuela con los estudiantes que asistan, administrativos, obreros, padres y representantes, para explicar la problemática que afronta en la actualidad el educador a los fines de informar y explicar toda la situación precaria en la que esta sumida el magisterio del país, producto de las políticas hambreadoras de este gobierno que no respeta la importancia de la labor que tenemos , y que por el contrario, vemos como en días pasados el Ministro de Educación se jacta de decir que los maestros tienen buenas remuneraciones y que por lo tanto no está contemplada ningún aumento salarial. 

Frente a la situación que hoy día vive nuestro país, los maestro decimos con fuerza: ¡el maestro luchando también está educando!, puesto que las circunstancia nos obligan a
activarnos y ser más beligerantes frente a las políticas que implementa este régimen, que busca a toda costa distraer la atención de los venezolanos frente a la crisis que vive Venezuela. Por eso el papel que juega el docente en el aula debe ser la de orientar a los estudiantes en torno a la verdadera lucha por una educación científica democrática, popular y de calidad. Venezuela demanda una reconstrucción nacional con un nuevo gobierno que se plantee la reconquista de nuestra soberanía nacional y el verdadero amor a la patria.

¡Hacia la Gran Protesta Nacional del Magisterio en Caracas!

Por el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez


Profesores: Pedro García, Raquel Figueroa, Armando Barreto, Saúl Pérez, Marcos Suárez, Karina Molina, Jesús Guerrero, Blanca Algarra, Oxálida Alejos, Alcides Bracho, Dimas González, Marlon Quintero, Arianis Bruzual, Crumilka Curvelo, Alba Marina Zambrano, Yudith Pacheco, Oswaldo Carreño, Yhorys Pérez, Iris Alvarez, Luz Marina, Ramón Astudillo, Luís Rivas, Teodomiro Aguilar, Julio Mayor, Argimiro Flores, Oscar Torrealba, Eduardo Chirinos, Alejandro Hernández, Gengis Diaz, Adriana López

lunes, 16 de marzo de 2015

Si caen limones ¿haces limonada o café con leche?

La complejidad política que ha caracterizado la realidad venezolana en algunos casos, y los intereses particulares en otros, ha mantenido a muchos sectores de la sociedad en absoluta confusión y en total desatino cuando se trata de caracterizar al régimen, derivando serias dificultades para organizar eficazmente su enfrentamiento y superación.

Un discurso cargado de frases asociadas al lenguaje revolucionario y a los movimientos hacia el socialismo, le hizo ganar adhesiones en sectores populares que apuestan de manera natural por estas aspiraciones, y en algunos intelectuales y políticos carentes de un pensamiento dialéctico y de una formación verdaderamente marxista.

Por su parte, muchos sectores de la “oposición” al estar ubicados a la “derecha” del discurso, se han enfrentado al régimen pero en el fondo no pueden oponerse a sus políticas económicas y sociales ya que serían las mismas que ellos aplicarían siendo poder. Sus “recomendaciones” generalmente tienden a la “liberalización” de una economía ya liberalizada. Tal es el caso del aumento de la gasolina o la política de impuestos. Esto genera confusión en la población ya que se ataca al régimen por lo que dice y no por lo que hace.   

En el diseño de una oferta alternativa, así como para ganar el verdadero apoyo de las mayorías, confundid@s hoy ante los abismos que hay por demás evidentes entre lo que ofrece y lo que  hace  el Régimen, hay que tener clara la naturaleza de intereses del oficialismo. Que no son otra cosa que intereses de clase.

Esta distancia cierta entre lo que se dice y lo que se hace, se evidencia ya en el engaño y la estafa y obliga al régimen a utilizar la represión abierta ante el malestar avasallante de la población que ya se expresa en acciones contundentes de rechazo generalizado, motorizado principalmente por el sector estudiantil como fuerza motriz de este capítulo de nuestra historia.

El gobierno es económicamente neoliberal, políticamente revisionista de izquierda e ideológicamente fascista. Es ya un régimen constituido como tal, con un aparato militar y  articulaciones internacionales, con capitales propios e intereses particulares de una sección de la clase dominante. Es, por esencia, un régimen autoritario y militar y en cada momento ha utilizado cualquier estrategia sin escrúpulo, para mantenerse en el poder. Con una característica propia y necesaria de su tiempo histórico, como es la “legitimación” de esas acciones, utilizando el discurso transfigurador de la realidad, cargado de una violencia simbólica que genera miedo y parálisis así como dificultad para ver la verdadera cara de su naturaleza.

Solo la unidad superior, casada con los verdaderos intereses de las mayorías populares y no limitada a siglas partidistas puede llevarnos a la superación de este régimen político; una organización en correspondencia surgida del seno de la población desde asambleas populares que reviertan el poder desde las bases; un plan de acción que se haga sin prejuicios de formas de lucha, que en combinación perfecta, puedan dar al traste con el régimen, y por supuesto un programa alternativo para la reconstrucción nacional que permita superar el desastre y enrumbar al país hacia su verdadera autonomía económica y social, que nos distancie seriamente de todas las economías imperialistas de hoy: EEUU y  Brics (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) con sus voceros menores, para dejar de ser territorio en disputa y pasar a ser independientes económicamente, único camino hacia el verdadero socialismo, siempre asociado con desarrollo y autodeterminación, elementos de los que carece este régimen, por ser contrarios a su naturaleza y a sus verdaderos intereses. Hagamos limonada, que son limones.

Hisvet Fernández @HisvetF

Psicóloga Social

domingo, 15 de marzo de 2015

¿Una Junta para qué?, por @EddyTimaure

     La crisis avanza a un ritmo acelerado: el derrumbe de la economía sigue en pleno desarrollo y amenaza con hacer más dramática la situación de los venezolanos, los servicios públicos muestran su peor rostro en los últimos cincuenta años, el sistema de salud y de educación se encuentran altamente deteriorados y, también,  la inseguridad, como dicen ahora, “no juega carrito” y campea impune bajo la mirada silente (y cómplice) del régimen. A ello se agrega que la represión no cesa y, por el contrario,armada de subterfugios legales amparada en tramas novelescas abusa del poder para amedrentar, encarcelar y torturar a quienes se oponen al fascismo, cosa que seguramente se agravará con la habilitante que se aprobó en respuesta a las sanciones del gobierno estadounidense contra funcionarios del régimen.

   Esto último, las sanciones que el gobierno estadounidense acaba de imponer a funcionarios del régimen cuestionados por corrupción y violación de los derechos humanos, sirven para queéste busque unificar  a sus partidarios, y a quienes vacilan, en torno a la supuesta defensa de la patria y la lucha antiimperialista, mientras negocia las reservas en oro en Wall Street, permite que el imperialismo haga exploraciones petroleras, con la venia de Guyana, en el esequibo y regala las riquezas minerales y la soberanía al imperialismo chino, al ruso y al BRICS en general.

   También sirven estas sanciones, para que el régimen siga apretando su política represiva, vía habilitante ahora, y para que, valido de la “amenaza imperialista”, juegue con decisiones claves como la elección de diputados a la Asamblea Nacional(su realización, momento y condiciones) y para que, por la vía de eventuales estados de excepción o emergencia, disponga, con mayor arbitrariedad de los poderes y leyes para buscar socavar las exiguas expresiones de democracia y eternizarse en el poder.

    Mientras tanto, en la oposición algunos apuestan a las parlamentarias, otros resisten, luchan en la calle y condenan a los anteriores, algunos murmuran, cuestionan y no se organizan, otros insisten en construir una unidad superior, pero en general se carece de una estrategia única, de un programa único y de una dirección única que permita allanar el camino del cambio político y de la reconstrucción nacional en Venezuela.

    Porque, frente a un régimen de esta naturaleza, no basta una estrategia electoral, no basta salir a la calle a protestar, no basta el lamentoes necesaria una estrategia política capaz de dar respuesta en cualquier circunstancia, combinando todas las formas democráticas de lucha, cuidando que ellas sirvan para organizar al pueblo y construir una nueva mayoría, en cuyo propósito aseguran la inclusión de todas las expresiones políticas que adversan al régimen es importante.

    He aquí dónde una Junta de Reconstrucción Nacional cobra fuerza, como plataforma para unir todas las luchas que se desarrollan en Venezuela y para unir, fundamentalmente, a todas las expresiones de la oposición política venezolana, estén o no en la MUD, estén o no con la búsqueda de una salida constitucional a la crisis, estén o no con la Resistencia, por cuanto todas son fundamentales para allanar el camino del cambio político, para enarbolar un Programa de Reconstrucción Nacional y para avanzar en el establecimiento de forma democráticas de ejercicio de gobierno.

    La Junta de Reconstrucción Nacional ha de contar con tres herramientas claves para su concreción; a) Una estrategia, derivada de la caracterización del régimen y del análisis de la situación política nacional, cuestión que ha de descansar en un equipo de coordinación amplia en la que la se definen y desarrollan, en consecuencia, las iniciativas de lucha a cada nivel; nacional, estadal y municipal; b) Un Programa de Reconstrucción Nacional, que resume las principales ofertas de cambio para el pueblo venezolano y que sea garantía de progreso y bienestar en democracia; c) Un plan de luchas que atiendas las demandas urgentes del pueblo venezolano frente a la política hambreadora y represiva del régimen, que lo active y movilice bajo la conducción de una nueva dirección política.

    Finalmente, el pueblo descontento ha de ser organizado y, para eso, el llamado a la conformación de Asambleas Populares ha de ser retomado con todo vigor.  Pero estas Asambleas han de ser concebidas como espacio para la unidad del pueblo, del debate y de la acción permanente no como espacios para elegir delegados que sólo asistan a un evento o para promover candidaturas o liderazgos mesiánicos, sino como expresión del nuevo poder ciudadano que ha insurgir con fuerza, levantando las banderas de libertad y democracia que salven al país del caos. Para eso necesitamos una Junta de Reconstrucción Nacional.

Eddy Tumaure
@EddyTimaure
Secretario General de Bandera Roja
Estado Falcón 

sábado, 14 de marzo de 2015

Cuando resplandezca la libertad tendráN que rendir cuentas.


La Unión de Jóvenes Revolucionarios manifiesta su dolor, solidaridad y acompañamiento a los familiares y amigos de Rodolfo González. Una muerte innecesaria, producto de la crueldad de un régimen que no vacila en usar el psicoterror para tratar de aniquilar la voluntad de los presos políticos. Que importa la forma? ¿el acto final?  La responsabilidad está clara.  Maduro lo condenó y lo estigmatizó desde su detención. Y del peso de esta muerte no podrá liberarse. Por lo pronto podrá burlar la justicia pero cuando resplandezca la libertad tendrá que rendir cuentas.    

Y ese tiempo se aproxima.

Se escucha el despertar de un pueblo, sus pasos son firmes, su objetivo claro: salir de esta pesadilla. La indignación recorre nuestras calles, la sed de justicia alimenta nuestro espíritu libertario. Un pueblo glorioso que no se rinde ante la barbarie. El calor de la lucha  acera nuestra conciencia.  Ciudadanos de a pie, ya sean estudiantes con sus  cuadernos o lápices, madres, padres,  hermanos anhelan un país digno.  Con valentía trabajan para producir el cambio político  que dé inicio a la reconstrucción del país, a  una sociedad nueva que crezca en valores morales y principios éticos.   

El llamado es a unirnos en una sola voz y fuerza.

Tenemos héroes tras las rejas del corrupto, muchos han caído, abandonarlos no es opción para un pueblo valeroso. 

¡Honor y Gloria a Todos los caídos!

¡Honor y Gloria a Rodolfo Gonzalez!

#LibertadPlena para los enjuiciados y presos políticos.

¡No más represión!

Unión de Jóvenes Revolucionarios.

Marzo 2015

miércoles, 11 de marzo de 2015

Manos extranjeras fuera de Venezuela

La declaración realizada por el presidente de los EEUU Barak Obama, señalando a Venezuela como una “amenaza” a su seguridad nacional y condenando a varios jerarcas principalmente militares de la dictadura, y la casi inmediata respuesta de China invitando a los dos países al “diálogo”, son evidencia clara de que Venezuela es un área en disputa.


Lo que avizoramos en su oportunidad como el inicio de una tendencia ya toma cuerpo y evidencia que el desarrollo alcanzado nos lleva a nuevas situaciones más comprometedoras de nuestro futuro.
La injerencia del imperialismo, de cualquier imperialismo, en la realidad de cada país es directamente proporcional a los intereses que busca consolidar u obtener. La estrategia del régimen, iniciada por Chávez y continuada fielmente por Maduro, de entregarse a otro imperialismo para “enfrentar” a los yanquis, en nuestro caso, es tan vieja como el revisionismo mismo, practicado por otros países del llamado “socialismo real”, de aquellos que se disfrazan de socialistas pero que están al servicio de la oligarquía financiera, inclinados eventualmente hacia uno u otro imperialismo. Siempre, el resultado es la confrontación al convertirse la maniobra en un contrasentido que conduce a una mayor pérdida de soberanía frente a los imperialismos en disputa, que terminan por imponer una política u otra, de acuerdo con los intereses de cada imperialismo y de la correlación de fuerzas alcanzada. Recordemos que la dinámica imperialista se desarrolla con base en la negociación y la confrontación. En las condiciones actuales la confrontación parece ganar terreno frente a la negociación entre el imperialismo chino y el estadounidense respecto de Venezuela. Aún están frescas en la memoria las escenas de Libia e Irak y sus resultados. Aún sangran los pueblos de esos países. Ucrania sufre lo propio, mientras la guerra en Siria, actualmente disputada por varios imperialismos, parece no tener fin.

Destacan en esta nueva confrontación con los yanquis dos cuestiones de trascendencia. De una parte, mientras se produce este episodio, se inicia -vaya extraña coincidencia- la perforación de pozos en territorio Esequibo por parte de Exxon en aguas territoriales del área en disputa entre Venezuela y Guyana, y sumado a esti, el Gobierno venezolano negocia la compra de arroz a Guyana, favoreciendo al país que hoy lesiona abiertamente nuestra soberanía. Invocar la defensa de soberanía frente a las supinas confrontaciones con Estados Unidos, mientras se hacen oídos sordos ante esta lesión al interés nacional, resulta cuando menos evidencia de que se actúa de manera compulsiva buscando el rédito político de cara a las elecciones parlamentarias a realizarse a finales de año.

En segundo lugar, la diatriba frente a las medidas tomadas por Obama dando el ejecútese al mandato del Congreso de Estados Unidos sirve a Maduro y al chavismo oficial para nuclear a su gente, a aquellos que aún conservan como reserva estratégica en medio de una merma de simpatizantes que ponen en peligro sus posibilidades de victoria en el proceso electoral venidero. Vieja maniobra que les permite aprovechar la escena electoralmente. Asimismo, sirve la diatriba para una eventual recuperación de los precios del crudo, también vieja estrategia del régimen. Ubiquemos que un eventual conflicto presionará hacia esta circunstancia.

Bandera Roja rechaza cualquier injerencia extranjera en nuestros asuntos. Este comportamiento es una cuestión de principios y ha sido principio inmutable en nuestro partido desde su fundación. Entonces, la política correcta frente a la defensa de nuestra soberanía es el llamado a los principios más elementales en materia internacional. Los asuntos de Venezuela debemos resolverlos los venezolanos. La autodeterminación supone también la exigencia a cualquier imperialismo a sacar sus manos de los asuntos venezolanos. Chinos, rusos o estadounidenses, deben abstenerse de intentar determinar el curso de nuestra política.

Comité Político Nacional
Partido Bandera Roja



 

Las sanciones de EEUU y el salvavidas de Maduro

Esas sanciones del gobierno de EEUU a funcionarios del régimen no podemos desligarlas de los permisos otorgados por Guyana a varias trasnacionales petroleras de USA como la Chevron y la Exxon para explotar petróleo en el territorio en reclamación de la Guayana Esequiva. Son dos acciones en paralelo y ello confirma que este régimen convirtió a Venezuela en una zona en disputa de los grandes imperialismos y sus trasnacionales por sus grandes riquezas de hidrocarburos, oro, diamantes y minerales estratégicos como el uranio y el coltan.

Pese a que esas sanciones a personas, mas no al gobierno, son algo insignificante por cuanto no afecta intereses comerciales y económicos, que al final es lo que cuenta, buscan enviar un mensaje claro a las Fuerzas Armadas y al Poder Judicial; un efecto inhibidor, pues. Son muchos los generales venezolanos que tienen cuentas, negocios e intereses en USA y parece obvio el mensaje. Y por otro lado, tocan a una funcionaria del Ministerio Público para decirle al poder judicial venezolano, algo así como: "no se metan con nuestros intereses mercantiles y activos en Venezuela". La diplomacia de EEUU es muy pragmática y nunca tomará alguna medida política o diplomática desligada de sus intereses económicos.

Ahora bien, esta situación a lo interno del oficialismo, le viene como anillo al dedo al régimen de Maduro. La grave crisis económica y general que tiene este gobierno, con estos incidentes, van a desviar su atención hacia una supuesta agresión de la planta insolente del imperio contra la patria de Bolívar y de Chávez. Se arroparán con la bandera de Venezuela y aquel que ose simpatizar con las medidas sancionatorias gringas, será acusado de vendepatria, apátrida, traidor, proyanqui, etc.
Sin embargo, el antimperialismo de la dirigencia de este gobierno es puro discurso manipulador y de mentira, pues negocian a diario con esos imperios como presumiblemente lo están haciendo según informaciones de diversas fuentes en estos momentos con dos bancos de inversión de Wall Street al negociar un préstamo de 1.500 millones de $ a cambio de 1,4 millones de onzas de oro de nuestras reservas internacionales, según acaba de revelar Consultores 21, información que surge desde las propias entrañas de los ministerios de finanza y el BCV.

En resumen, por mampuesto EEUU le está haciendo un gran favor a Maduro que lo aprovechará para desviar la atención de la grave crisis de su gobierno y también servirá para profundizar la ofensiva política contra la oposición venezolana. Puede suceder que esto termine por apuntalar, oxigenar y equilibrar al gobierno de cara a la crisis y a las próximas elecciones parlamentarias, que incluso pudieran ganarlas.

Mi opinión es que solo los venezolanos debemos resolver nuestros problemas sin injerencias extranjeras, vengan de donde vengan.

La soberanía de Venezuela la puso en disputa este gobierno y hoy somos más dependientes que nunca de los intereses de las trasnacionales imperialistas que operan en el pais,.entiéndase imperios, los de USA, China, Rusia, Brasil, Alemania, por citar los que tienen más intereses en Venezuela.
Por eso un nuevo gobierno en este país debe plantearse seriamente una #ReconstrucciónNacional que busque la reconquista de nuestra soberanía nacional y el verdadero amor a la patria.

Prof. Pedro García.
@PedroPipoGarcia 
Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez