sábado, 11 de octubre de 2014

Miss Venezuela 2014: el silencio que no será olvido, por @HisvetF



Hablar sobre el Miss Venezuela me ha sido algo ajeno, ya que solo me ha interesado el tema para señalar lo lastimoso que significa que algunas niñas-mujeres compitan, desde su cuerpo y luego de someterlo a toda clase de torturas, a ver quien cumple la meta de “belleza” estereotipada y perversa. Lo que podría denominar, sin que me quede nada por dentro, uno de los iconos de la mercantilización del cuerpo de las mujeres, ya que las mujeres somos reconocidas como objeto sexual de los hombres, como madres, como putas o locas. Este año, sin embargo, es imposible no hablar de este evento ya que mis ojos, como muchos otros, estaban atentos ante un necesario pronunciamiento, dedicatoria, mención especial, recordatorio o como quiera que lo hicieran, sobre tres participantes que fueron connotadas noticias en este año, no precisamente por la belleza, sino por lo espantoso de sus muertes.

Estoy hablando de Mónica Spear (29 años) Miss Venezuela 2010, asesinada víctima de la violencia callejera por inseguridad, Génesis Carmona (23años) Miss Turismo 2013 asesinada víctima de la violencia política por represión que paramilitares oficialistas realizaron contra una protesta. Como decía un twit en febrero de este año, en el marco de las protestas ciudadanas y estudiantiles contra el Gobierno: mueren dos Mises, "una Miss Venezuela asesinada haciendo Turismo y una Miss Turismo asesinada haciendo Venezuela". Pero no podemos olvidar a Anaís Osío (25 años) candidata este mismo año al concurso de Miss Venezuela y quien muere de infarto, ya que a sabiendas de su cardiopatía, rebajó 30 kilos para lograr el “estándar de peso” solicitado en el concurso; muere víctima de la violencia simbólica por alienación.

Tres mujeres, tres jóvenes, tres muertes relacionadas con concursos de belleza, muertes que podían evitarse y que no tuvieron garantía a una “vida libre de violencia” como contempla la Ley Orgánica y tal como el Estado tiene la obligación de garantizar a todas las mujeres venezolanas.

Lo más distorsionante de este concurso este año fue su mención a la violencia contra las mujeres y su hipócrita espectáculo para recordar a las víctimas, mencionadas en genérico, vaciadas de identidad para silenciar a las víctimas de carne y hueso, las concretas con nombre y dolientes, y naturalmente para encubrir al victimario. Estas pretenden ser olvidadas, porque podrían empañar la noche “tan linda como esta”.

Pero por las calles de ciudades y pueblos se escuchan los pasos de mujeres y hombres jóvenes que están empeñando su vida en la reconstrucción del país, buscando la verdadera liberación de las mujeres de toda forma de violencia que obstaculice la emergencia de su singularidad y apostando con esta lucha a una verdadera democracia económica, política y social. Mónica, Génesis, Anaís y todas serán reivindicadas más temprano que tarde, porque este silencio no se convertirá en olvido.

Hisvet Fernández
Psicóloga Social, Feminista







lunes, 6 de octubre de 2014

MUD 2015: Una oferta engañosa

Pedro Arturo Moreno
5 de octubre de 2014

En estos tiempos de saltimbanquis, titiriteros y vendedores ambulantes debemos extremar los esfuerzos para distinguir la paja del trigo. Quienes utilizamos transporte público —tren, metro, busetas— ya no nos extraña la extendida proliferación de personas vendiéndonos caramelos, tostones, chicles, conservas de plátano, y también remedios y pócimas para picaduras, torceduras y contra el “maldiojo” (mal-de-ojo). Recuerdo que unas décadas atrás nos topábamos en los buses con un vendedor de una pomada milagrosa que servía para una infinidad de males, desde tos y asma hasta ataque de lombrices; tenía un lema muy característico: “la Casa Apache pierde y se ríe”, dando a entender que vendía esa pócima untuosa por debajo de los costos. La afabilidad de ese vendedor nos llevaba a comprarle su mercancía medicamentosa y sentir que casi lo estábamos timando.

En eso de mercadotecnia soy un verdadero neófito, casi la víctima perfecta para un “paquete chileno”. Sin embargo, y precisamente por ello, en otros campos de mi vida —política, lucha social, sindicalismo, conocimiento científico— trato de ser más acucioso para no caer tan fácil en las estafas, no tanto por un cuidado especial hacia mi persona sino porque entiendo que estaría contribuyendo inconscientemente a que ese engaño se expandiera en el círculo de la gente que me conoce, y eso para mí sí sería imperdonable.

La profundidad, generalización y magnitud de la crisis —no solo política, sino más agudamente social y económica— que hoy agobia al pueblo venezolano nos obligan a desentrañar las confusiones que la enmarcan, y poder ubicar si las varias posturas que existen frente a ella están llevadas sinceramente por el afán de buscar salidas reales —medicamentos que ataquen el fondo del problema— o son meras poses —pócimas engañosas y milagreras— para seguir usufructuando lo que el statu quo da a cada uno de los contrincantes, con una enorme ventaja para las mafias que controlan el gobierno y el Estado. Las variadas lecturas de la crisis tienen expresiones tanto en el campo de quienes apoyan al régimen como en el de quienes dicen oponérsele.

Una parte importante del estamento político opositor actúa guiándose por una lógica que coloca sus intereses partidistas por encima de los requerimientos populares por el cambio, y ubica los tiempos del desarrollo de las luchas en un calendario donde sus esfuerzos por colocar sus fichas en los espacios de elección popular son lo principal. El sufrimiento del pueblo ante las calamidades insoportables a las que nos ha llevado este desastroso gobierno solo es tomado en cuenta en las cifras de las encuestas y en los negociados para repartirse los cargos. En esta dirección, la actuación de la directiva de la MUD es muy clara al considerar que la lucha social y la protesta popular por el cambio son un “atajo” que distrae fuerzas que deben ser concentradas en eventos electorales, que hay que maniatarlas para ponerlas en la institucionalísima función de presionar para abrir espacios de “diálogo” que traigan estabilidad y paz al gobierno actual, ¡y si en el camino se aparecen unos dos puesticos en el CNE y unos cuatro más en el TSJ y uno que otro en el poder (in)moral no serán mal recibidos! Creer y apostar junto con el gobierno, en una comandita tras bastidores, que con acercar las elecciones parlamentarias de diciembre a junio de 2015 van eliminar o descomprimir la molestia y el descontento de las mayorías nacionales, es sencillamente una táctica política que evidencia que en verdad no se está buscando un cambio sustantivo del actual régimen político y del rumbo al abismo a que nos conduce.

Los partidos AD, PJ y UNT, como ductores de la MUD, no han podido ser más claros en la escogencia del rumbo que quieren darle al rechazo tan generalizado de la población contra este gobierno inepto, corrupto, represivo y estafador: transformarlo en 2015 en votos para la Asamblea Nacional, lograr una mayoría en esa institución e ir mejor preparados para las elecciones de 2019. Un guión del cual Hollywood se sentiría envidioso, al igual que Osmel Sousa. Y la escogencia del nuevo secretario ejecutivo mudista solo sirve para que el escenario —puesta en escena lo llaman algunos— parezca de vinculación con los sectores más pobres de la sociedad. La fallida convocatoria a marchar cuatro calles el pasado sábado 4 de octubre hizo ver las contradicciones en que se debate esa instancia unitaria, ya que las controversiales y diferentes banderas por las cuales se debía protestar dejaron un mar de dudas en la gente y aumentan la incredibilidad en esa coalición.


Si hubiese un Indepabis para la política —el CNE está demasiado devaluado y descreído—ciertamente independiente e imparcial, habría que denunciar allí esta oferta engañosa de la MUD. Y no se trata de diferencias en cuanto a las formas de lucha, pues pensamos que es en el marco de la Constitución vigente donde debemos encontrar los caminos menos traumáticos para un cambio en el país. Se trata de que esas parcialidades partidarias han perdido su catadura de hacer verdadera y sustancial oposición a los desmanes de este régimen. Solo quieren administrar la realidad política y temen ser desplazados por los nuevos liderazgos que ya comienzan a levantarse en los distintos sectores sociales para enfrentar el reto actual de construir una alternativa de progreso, justicia y democracia, nacionalista y unificadora de todos los venezolanos que sentimos con dolor cómo  conducen nuestro país a profundo abismo.

sábado, 4 de octubre de 2014

Viene la Rebelión, la segunda ofensiva: La Juventud Bandera Roja (27 aniversario)

Por Angeyeimar Gil @LaFlaks25

El pasado Febrero 2014 fue la mejor muestra de los últimos tiempos del papel que juega la juventud venezolana en los cambios de la vida nacional. La rebelión popular fue una explosión social que nuestro partido Bandera Roja previó el último trimestre de 2013 y en la que la Unión de Jóvenes Revolucionarios (UJR), su juventud, asumió la vanguardia de las luchas. La UJR se planteó como meta la organización de la juventud y la exigencia de un cambio político en Venezuela, por lo que participó en las distintas manifestaciones y  promovió la toma de las principales plazas del país como forma de protesta pacífica y principalmente como espacio para la organización del pueblo, para que desde las bases se discutiera el rumbo nacional, lo que se constituiría en el germen del verdadero poder popular.

Ocho meses más tarde, después de haber conocido la represión que es capaz de ejercer esta mafia oficialista por mantenerse en el poder, podemos contar con mucha tristeza los venezolanos caídos en manos de la cruenta represión gubernamental, el inmenso número de ciudadanos a los que se les inició procedimientos penales, los juicios masivos ralizados en el Palacio de “Justicia”, el número de jóvenes que conocieron las cárceles venezolanas por tener una opinión distinta a la del régimen y los que aún siguen detenidos o con libertades limitadas por el proceso judicial que se llevan en su contra, la mayoría de ellos sin pruebas ni evidencias, inocentes y tratados como delincuentes.

A pesar de esta historia reciente, y del fallido intento del pueblo venezolano de cambiar lo establecido, las condiciones de los venezolanos siguen empeorando, con un énfasis sostenido en la población más joven. El régimen no se detiene en su deseo indetenible de mantenerse en el poder a como dé lugar, y no le interesa hacer cambios en sus políticas lo que indica la indolencia abyecta frente al desastre que están causando a la nación, que mucho costará, luego que pase la tormenta, reconstruir.

El aumento exponencial de la inseguridad es el más grave flagelo. Todos los años las ONG dedicadas a la atención de la violencia nos muestran datos que dan cuenta del número de personas que mueren de forma violenta, que a primera vista parece exagerado ya que son similares a los que se conocen de países que se encuentran en guerra. Pero que sabemos son reales. A esto unimos la cantidad de armas de fuego que están en las calles, que en oportunidades son de mayor calidad que las utilizadas por los cuerpos de seguridad. El control de armamento es una responsabilidad estricta del gobierno que recién acaba de iniciar una recolección de armas de fuego, atenidos a la "buena" voluntad de los delincuentes. Las principales víctimas de la violencia en Venezuela son hombres entre 15 y 29 años, es decir, la fuerza joven y productiva del país, razón por la cual esta problemática debería ser la principal misión del Gobierno, pero en 16 años más allá de prevenirla, disminuirla o mantenerla, lo que han logrado es aumentarla otorgándole a la delincuencia mejores condiciones para asumir el control en las calles.

La fuga de talentos es un problema que va en aumento y golpea directamente las posibilidades de avanzar al desarrollo. Para la juventud la posibilidad de ascenso social es inexistente y así mismo se refleja en el país cuando los más talentosos se van a otros continentes o a otros países de la propia Latinoamérica. Los jóvenes, al terminar una carrera universitaria, se colocan como meta emigrar y en la mayoría de los casos obtienen mejores salarios y las posibilidades reales de continuar sus estudios y ser valorados en mejor medida. Resulta casi imposible para un recién graduado obtener su primer empleo en la rama en la cual se formó, aunado a todas las limitaciones legales y jurídicas generadas por el gobierno sobre la inversión que han disminuido la oferta de empleos. Los salarios no están ajustados a las necesidades para progresar. La compra de una vivienda, de un vehículo es una ilusión y hasta los gastos cotidianos se ven afectados por los niveles de inflación y la disminución del poder adquisitivo de los venezolanos. Esta problemática está afectando al campo industrial, la mano de obra calificada está emigrando a países donde por sus conocimientos logran obtener hasta 4 veces el salario que perciben en Venezuela. Y hasta el problema de la inseguridad tiene una influencia importante en la emigración de venezolanos.

La educación, aspecto fundamental para el progreso; aspirar desarrollo y bienestar, teniendo una educación como la venezolana, es una cuestión impensable. Atender este problema pasa por varias decisiones pero la principal es la voluntad política y la conciencia de quien gobierna sobre su importancia. Al poder actual la educación y la cultura no les conviene, razón que justifica el nivel de deterioro de la educación venezolana. Luego, se debe atender la infraestructura, la formación docente, el salario docente, la actualización del currículo educativo y en definitiva una nueva forma de educar, adaptada a los avances tecnológicos, que no se traduce en regalar computadoras a todos los estudiantes porque eso es simple populismo. Se trata de transformar la educación para convertirla en una realmente democrática, científica y creadora, que sea atractiva, que invite a estudiar a querer formarse.

Sobre la educación universitaria habría que comenzar por fortalecer las universidades existentes con salarios justos para los docentes y un presupuesto adaptado a la realidad económica del país que permita el incentivo para la investigación científica, mejores condiciones para los estudiantes, mejorar constantemente la infraestructura y que la universidad realmente se convierta en un espacio plural y diverso, donde se forme el profesional que el país requiere para su desarrollo científico, tecnológico, económico, cultural, social, etc. Y posterior a ello, el diseño y construcción de nuevas universidades que no solo busque atender la cantidad, sino que se centre como aspecto prioritario en la calidad educativa.

Para la OIJ (Organización Interamericana de la Juventud), uno de los 5 puntos de mayor relevancia para la atención de la población joven es el acceso a la participación ciudadana. En Venezuela la legislación está cargada de democracia, de participación popular y protagónica, comenzando por la propia Constitución, y hasta las leyes orgánicas y reglamentos que hablan de organización, libertad, opinión, participación, pero eso solo es en el papel. El mejor ejemplo de las limitaciones para un ejercicio pleno y efectivo de los derechos ciudadanos de participación que existe en Venezuela, es la represión ejercida desde febrero hasta ahora.

En Venezuela exigir a los y las jóvenes venezolanas el ejercicio pleno de su derecho a la ciudadanía, a participar, a opinar, a involucrarse, a formar parte de quienes tienen el poder para decidir los asuntos públicos, es una oda a la ironía. ¿Con qué cuenta el joven que se atreve a participar, a opinar, si su opinión es en oposición a quienes tienen el poder? Los poderes públicos, que deberían ser autónomos y separados los unos de los otros, son la misma cosa y andan al mismo ritmo, siguen las órdenes del Presidente de la República, no existe justicia, ni defensa del pueblo. Todos los poderes públicos están dedicados proteger al poder y todos sus representantes militan en el partido del Presidente y manifiestan públicamente su afinidad política y su compromiso con ese partido.

Son muchos los problemas que debemos enfrentar los y las jóvenes venezolanos y el futuro está nublado, pero somos los más afectados, es nuestro futuro el que está en juego. Los negocios del gobierno hipotecan a Venezuela lo que nos hace más dependiente, no de un imperialismo, sino de varios. Los jóvenes tenemos el deber y el compromiso con Venezuela y con las futuras generaciones, de rebelarnos, de asumir la vanguardia, de construir un nuevo poder y unas nuevas relaciones de producción, tenemos el compromiso y la obligación de transformar este país en uno independiente, productivo, democrático, justo y humano.

Hoy, 04 de Octubre, la UJR cumple 27 años de lucha constante, codo a codo con el pueblo venezolano lo que han traído consigo camaradas caídos, detenidos, torturados. Pero son años que demuestran que solo luchando contra lo injusto se hace justicia. Nos toca enaltecer el nombre de nuestros compañeros, levantando sus banderas de libertad, independencia, democracia y revolución. Eso solo será posible, en las calles, junto al pueblo joven, organizándolo, orientándolo y formándolo. Y será posible si quienes asumimos la vanguardia tenemos la conciencia de clase necesaria para evaluar el momento histórico y el papel que en él debemos jugar.

Es nuestro tiempo. Debemos tomar las calles para exigir un cambio en el país, debemos organizarnos para definir cómo será la lucha, debemos discutir el plan para reconstruir la nación y debemos creer en nosotros, en que podemos construir el cambio, pero más que poder, necesitamos construir el cambio.

La represión existirá como mecanismo intimidatorio del régimen, que buscará limitar la acción ciudadana, pero la protesta y la lucha de calle tienen toda la legitimidad y legalidad necesaria y se justifica frente al deterioro constante y progresivo de las condiciones de vida de los venezolanos y en el enriquecimiento constante y progresivo de las élites del poder.

Están dadas las condiciones, en la dinámica diaria siempre se abren caminos nuevos y nuevas formas de organización. Ante la ausencia de legitimidad de la MUD, por sus intereses turbios en la dinámica nacional más cercana al régimen que al pueblo, y ante de poca credibilidad de los partidos que en ella confluyeron, ante la necesidad de separar la política del negocio, de la trampa y de la mentira, pero con la urgencia de crear mecanismos que permitan la organización popular y la definición de las estrategias que enrumben al país en dirección al progreso, el Congreso Ciudadano por la Reconstrucción Nacional nos abre las puertas.

Todos los jóvenes debemos organizarnos en asambleas, en nuestras comunidades, colegios, universidades, lugares de trabajo, plazas, canchas, debemos discutir nuestras ideas para rescatar a Venezuela. El Congreso Ciudadano es un espacio que debemos asumir como propio, ese Congreso debe llenarse de juventud, de ideas nuevas y revolucionarias, que saquen de raíz las miserias que mantienen a este régimen en el poder y que nuestro espíritu joven y rebelde haga florecer la nueva Venezuela, esa en la que todos soñamos amanecer.

JUVENTUD, CONSECUENTE, LUCHANDO POR EL FUTURO EN EL PRESENTE

¡Si el pueblo no se arrecha, lo mataran de hambre!
¡O con balas o con chikungunya!


Unión de Jóvenes Revolucionarios
27 años de perseverancia y ética
@UJR_BanderaRoja


miércoles, 1 de octubre de 2014

@Bandera_Roja denunció como grave nueva devaluación en el país

Caracas 01/10/14. (PS).- Carlos Hermoso, secretario general adjunto de Bandera Roja, manifestó que en el país se acaba de producir la devaluación más importante de los últimos años, con la propuesta de que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) venderá divisas a la tasa que determine Sicad II a instituciones del Estado. 

“Que se permita que la cuarta parte de los dólares que ingresan al fisco por parte de Pdvsa vayan a Sicad II, estamos hablando de una cifra de aproximadamente diez mil millones de dólares para el año 2.015, de mantenerse el precio del crudo y el volumen de producción, estamos hablando de una devaluación de alrededor de 700% de ese monto”, dijo. 

Agregó que lo antes expuesto se va a traducir en un incremento de precios exacerbado en un conjunto de rubros que pasarían de Cecoex a Sicad II, e incluso de Sicad I a Sicad II, “es decir, dólares que estaban a 6,30 ahora costarán lo que establezca la oferta y demanda de Sicad II. Dólares que están en 11 – 12 bolívares en Sicad I, pasarán a costar aproximadamente 50 bolívares, si establecemos lo que actualmente brinda Sicad II”. 

El dirigente político y también economista, señaló que eso representa un alza de precios en las importaciones. “Estamos hablando del incremento de precios de bienes finales, pero también del incremento de precios de medios de producción, insumos, maquinarias, asistencia tecnológica que vienen importados, y por otra parte, el gobierno nacional, el Banco Central de Venezuela específicamente –el ente emisor- va a tener que producir papel moneda para respaldar esa nueva venta de alrededor de diez mil millones de dólares, eso va a repercutir en un incremento de precios, pero ya por la vía de la inflación que se va a producir esa medida”. 

Consecuencias de la devaluación 

Carlos Hermoso explicó que con esta medida económica va a haber mayor escasez, va a caer la demanda con relación a ese conjunto de bienes a un nuevo precio porque la gente no tendrá suficiente dinero como para adquirir esa mercadería que se vea afectada producto de esta devaluación. “Por otra parte, se incentiva un nuevo mecanismo para la estafa, para la especulación que vivimos los venezolanos en estos momentos y eso por supuesto va a incrementar la molestia de la gente”. 

En resumidas cuentas, acotó que la economía venezolana, con esta nueva medida, afianza su conducción de ser productor de petróleo sólo que se produce menos petróleo y a un precio cada vez más bajo, considerando que el precio del barril está en 86,6 dólares, y la tendencia es a que siga descendiendo. “La devaluación va a afectar el crecimiento económico, más cuando se va a producir este fenómeno de estanflación, es decir, caída de la producción más un crecimiento de la inflación”. 

Bajo el punto de vista social, manifestó que los venezolanos se encuentran en una crisis generalizada, pero que actualmente se focaliza en el área de la salud. Nombró el caso del virus chikungunya, el cual, a su juicio, el gobierno no le ha dado una respuesta certera a los venezolanos. “No se han tomado las medidas, no se han realizado los protocolos exigidos por la Organización Mundial de la Salud para crear un cerco epidemiológico, nada por el estilo ha hecho el gobierno”. 

En tal sentido consideró que el pueblo tiene que “rebelarse” ante una circunstancia como la que vive Venezuela. “Somos de la idea, de que el pueblo venezolano tiene que disponerse a abrirse un nuevo camino, y para ello necesariamente tenemos que superar este estado de cosas y desarrollar una política que realmente brinde bienestar a los venezolanos. Una política económica cuyo objetivo principal sea una revolución industrial y que de verdad alcancemos la independencia nacional”. 

Por último, recordó que Bandera Roja se encuentra recorriendo el país, impulsando las asambleas de ciudadanos, junto a otros factores políticos, y sus repercusiones han sido muy claras al respecto. Aseguró que la organización de las bases en toda Venezuela es un hecho, y que un buen porcentaje de los venezolanos ya conocen de esta iniciativa que tendrá como punto culminante la realización de Congreso que está programando la organización política, “donde aprobaremos no solamente una plataforma de lucha que dé respuesta a la calamidad que viven los venezolanos, sino también un programa alternativo para abrirnos un nuevo camino por la reconstrucción de Venezuela”.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Stalin y el Leninismo

¿Qué es, pues, el leninismo?

Unos dicen que el leninismo es la aplicación del marxismo a las condiciones peculiares de la situación rusa. Esta definición contiene una parte de verdad, pero dista mucho de encerrarla toda. En efecto, Lenin aplicó el marxismo a la realidad de Rusia, y lo aplicó magistralmente. Pero si el leninismo no fuese más que la aplicación del marxismo a la situación peculiar de Rusia, el leninismo sería un fenómeno pura y exclusivamente nacional, pura y exclusivamente ruso. Sin embargo, sabemos que el leninismo es un fenómeno internacional, que tiene raíces en todo el desarrollo internacional, y no un fenómeno exclusivamente ruso. Por eso, yo entiendo que esa definición peca de unilateral.

Otros dicen que el leninismo es la resurrección de los elementos revolucionarios del marxismo de la década del 40 del siglo pasado, a diferencia del marxismo de años posteriores, que, según ellos, se hizo moderado y dejó de ser revolucionario. Si pasamos por alto esa división necia y vulgar de la doctrina de Marx en dos partes, una revolucionaria y otra moderada, hay que reconocer que incluso esa definición, íntegramente defectuosa e insatisfactoria, tiene un algo de verdad. Ese algo de verdad consiste en que Lenin resucitó, efectivamente, el contenido revolucionario del marxismo, enterrado por los oportunistas de la II Internacional. Pero esto no es más que un algo de verdad. La verdad entera del leninismo es que no sólo hizo renacer el marxismo, sino que dio un paso adelante, prosiguiendo el desarrollo del marxismo bajo las nuevas condiciones del capitalismo y de la lucha de clase del proletariado.

¿Qué es, pues, en fin de cuentas, el leninismo?

El leninismo es el marxismo de la época del imperialismo y de la revolución proletaria. O más exactamente: el leninismo es la teoría y la táctica de la revolución proletaria en general, la teoría y la táctica de la dictadura del proletariado en particular. Marx y Engels actuaron en el período prerrevolucionario (nos referimos a la revolución proletaria), cuando aún no había un imperialismo desarrollado, en un período de preparación de los proletarios para la revolución, en el período en que la revolución proletaria no era aún directa y prácticamente inevitable. En cambio, Lenin, discípulo de Marx y de Engels, actuó en el período del imperialismo desarrollado, en el período en que se despliega la revolución proletaria, cuando la revolución proletaria ha triunfado ya en un país, ha destruido la democracia burguesa y ha inaugurado la era de la democracia proletaria, la era de los Soviets.

J. Stalin – Los Fundamentos del Leninismo. Conferencias pronunciadas en la Universidad Sverdlov, 1924

Sobre la cultura socialista, de Lenin

«Si no nos damos perfecta cuenta de que sólo se puede crear esta cultura proletaria conociendo exactamente la cultura que ha creado la humanidad en todo su desarrollo y transformándola, si no nos damos cuenta de esto, jamás podremos resolver este problema. La cultura proletaria no surge de fuente desconocida, no brota del cerebro de los que se llaman especialistas en la materia. Sería absurdo creerlo así. La cultura proletaria tiene que ser el desarrollo lógico, del acervo de conocimientos conquistados por la humanidad bajo el yugo de la sociedad capitalista, de la sociedad de los terratenientes y los burócratas. Estos son los caminos y los senderos que han conducido y continúan conduciendo hacia la cultura proletaria, del mismo modo que la economía política, transformada por Marx, nos ha mostrado a dónde tiene que llegar la sociedad humana, nos ha indicado el paso a la lucha de clases, al comienzo de la revolución proletaria.

Cuando con frecuencia oímos, tanto a algunos representantes de la juventud como a ciertos defensores de los nuevos métodos de enseñanza, atacar la vieja escuela diciendo que sólo hacía aprender de memoria los textos, les respondemos que, sin embargo es preciso tomar de esta vieja escuela todo lo que tenía de bueno. No hay que imitarla sobrecargando la memoria de los jóvenes con un peso desmesurado de conocimientos, inútiles en sus nueve décimas partes y desvirtuados el resto; pero de aquí no se sigue en modo alguno que podamos contentarnos con conclusiones comunistas y limitarnos a aprender de memoria consignas comunistas. De este modo no llegaríamos jamás al comunismo. Para llegar a ser comunista, hay que enriquecer indefectiblemente la memoria con los conocimientos de todas las riquezas creadas por la humanidad.

No queremos una enseñanza mecánica, pero necesitamos desarrollar y perfeccionar la memoria de cada estudiante dándole hechos esenciales, porque el comunismo sería una vaciedad, quedaría reducido a una fachada vacía, el comunista no sería más que un fanfarrón si no comprendiese y asimilase todos los conocimientos adquiridos. No sólo deben ustedes asimilarlos, sino asimilarlos en forma crítica, con el fin de no amontonar en el cerebro un fárrago inútil, sino de enriquecerlo con el conocimiento de todos los hechos, sin los cuáles no es posible ser un hombre culto en la época en que vivimos. El comunista que se vanagloriase de serlo, simplemente por haber recibido conclusiones ya establecidas, sin haber realizado un trabajo muy serio, difícil y grande, sin analizar los hechos frente a los que está obligado a adoptar una actitud crítica, sería un comunista lamentable. Nada podría ser tan funesto como una actitud tan superficial. Si sé que sé poco, me esforzaré por saber más, pero si un hombre dice que es comunista, y que no tiene necesidad de conocimientos sólidos, jamás saldrá de él nada que se parezca a un comunista.

(…)

El marxismo adquirió importancia histórica como ideología del proletariado revolucionario debido a que, lejos de desechar las más valiosas conquistas de la época burguesa, aprendió y reelaboró por el contrario, todo lo que había de precioso en el desarrollo más de dos veces milenario del pensamiento y la cultura humanos. Sólo la labor efectuada sobre esta base y en este sentido, animada por la experiencia de la dictadura del proletariado, que es la etapa última de su lucha contra toda explotación, puede ser considerada como el desarrollo de una cultura verdaderamente proletaria». 

(Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; Las tareas de las ligas juveniles, 1920)

martes, 23 de septiembre de 2014

Sairam Rivas se reincorpora a la UCV con el compromiso de unificar al movimiento estudiantil


Sairam Rivas declarando a los medios de comunicación
La candidata a la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y actual presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Trabajo Social, Sairam Rivas, retornó a sus actividades académicas luego de 132 días recluida en los calabozos del SEBIN, tras ser detenida por la Dictadura el pasado 8 de mayo en el campamento de resistencia que dirigía en la Plaza Alfredo Sadel de Caracas.

La dirigencia estudiantil solidaria
con Sairam Rivas
“A pesar de que mi libertad no es realmente libertad al estar judicialmente limitada, es un deber moral luchar por los compañeros que siguen tras las rejas y para que el país tome un rumbo que garantice futuro para todos. Al igual que ellos, Venezuela necesita ser libre y por ella luchamos”, dijo.

En compañía de compañeros ucevistas que representan diversas organizaciones estudiantiles dentro de la casa de estudios y líderes del Movimiento Estudiantil, reiteró su compromiso de trabajar para la unificación de todos los factores.

Agradeció el esfuerzo de Foro Penal Venezolano y la sociedad civil para lograr su salida de prisión. “Sin la presión de la gente en la calle, a través de las redes sociales y los medios de comunicación independientes que nos quedan, en unión con el trabajo de los abogados que llevaron mi caso, yo no estaría aquí junto a ustedes”, expresó.

A su juicio, la represión no es suficiente para doblegar a un joven convencido de su papel para transformar la sociedad, por lo que envío un mensaje de dignidad y entereza a quienes se mantienen privados de libertad.

Sairam Rivas con estudiantes de Trabajo Social UCV
Resaltó que durante su presidio evidenció la solidaridad de funcionarios que sabían su condición de presa política, por lo que le daban un buen trato en rechazo a la injusticia de mantenerla tras las rejas. “Muchos me arengaban para que seguir luchando, otros me ayudaban en cuanto podían, algunos le cambiaba la mirada al ver la injusticia que los obligaban a formar parte. Sinceramente, se los reconozco”, concluyó.